Carta del mes
 
01
AGO
2012
 
¿Cree que pueda hacer algo para volver a ganar el cariño de mi familia?
Autor: Padre Emmanuel, ssp  
Compartir
Imprimir
 

Estimado Padre:

Hola, mi nombre es Ángel Flores, le escribo el siguiente correo desde la ciudad de Celaya para pedirle que por favor me oriente; tengo un problema, cuando era muy joven me la pasaba metido en cosas de adolescentes: alcohol, bailes, amigos, desveladas, problemas en mi casa, era muy agresivo con mi familia... eso sí, nada de escuela, hasta parecía no tener ningún futuro en mente, ninguna profesión, ninguna razón para vivir.

 

El error más grande que cometí fue salirme de la preparatoria cuando apenas estaba cursando el tercer semestre. A partir de allí he vivido años realmente terribles metido en todo lo que se pueda imaginar, hice sufrir mucho a mi familia, a mis amigos, a mis novias y sinceramente no sé cómo escapé a la muerte tantas veces...

Con el paso del tiempo, gracias a los consejos de mi madre, que a pesar de mis insultos siempre me apoyó, y a Jesucristo, hoy puedo decir con orgullo que soy otro. Ahora sí tengo un plan de vida y quiero salir adelante, me he dado cuenta como dicen por allí: “la vida es tan corta como para no aprovecharla”.

 

Lo que me pone triste, es que esos momentos difíciles por los que pasé, hoy en día mi familia no puede perdonármelos. Tengo 22 años y las cosas en la casa se están saliendo de control, mi familia no se ha dado cuenta que yo ya cambié, creen que sigo siendo la misma persona, tal parece que ahora la vida “me quiere dar una cucharada de mi propia medicina”.

 

El año pasado pude terminar la preparatoria abierta, me fue muy difícil pero lo logré. Tengo muchas ganas de ir a la universidad pero veo complicado entrar. Primeramente las burlas y comentarios en mi casa me deprimen todo el tiempo, pareciera que no puedo actuar libremente. Sé que antes era un parrandero y vividor, pero ahora no, para mí aplica eso de “crea fama y échate a dormir”. Mis amigos me han dicho que no haga caso, que viva mi vida, pero no puedo, me siento nada, me esforcé mucho por cambiar y ahora creo que es peor, antes por lo menos ni se me acercaban.

 

Hace poco fui con un sacerdote y me dijo que era una pequeña cruz por todo el mal que les había hecho y tal vez es cierto, pero me gustaría cambiar esta situación, me gustaría volver a agradarle a mi familia, ganarme de nuevo su confianza; pero todo lo que me he esforzado pareciera inútil, ya que no me dejan demostrarles que he cambiado; ellos por el contrario piensan que no voy a hacer nada por mi vida, y que ya no tienen la obligación de quererme a esta edad. Padre, con un sincero dolor en el alma me acerco a usted para que me ayude, ¿cree que pueda hacer algo para volver a ganar el cariño de mi familia?

 

Joven amigo:

Recibe nuestro amable saludo y el deseo de todo bien para ti y tu familia de parte de la redacción de La Familia Cristiana.

 

Tu historia es como la de muchos adolescentes y jóvenes, que pierden la ruta viviendo la vida como viene, sin ninguna responsabilidad; sin olvidar que hay muchos otros que son coherentes y responsables, incluso más que algunos adultos. Tu narración se vuelve dramática cuando dices que no sabes ni cómo escapaste de la muerte varias veces, lo cual corrobora lo que cuentas de que andabas bastante extraviado y eras muy irresponsable al grado de abandonar la escuela.

 

Tu familia, al ver tu comportamiento, te aborreció, menos tu madre. De pronto a ti no te preocupó, como tampoco te importaron los ruegos y tal vez las lágrimas de ella que al final fue la única que tuvo paciencia. Quizá fue ese el momento en que decidieron dejarte solo, que vivieras, pues, tu propia vida un poco al margen para no afectarlos.

Ahora tú, habiendo reaccionado, gracias a la ayuda de tu mamá y la de Cristo, extrañas el cariño de la familia pero ella no cree que tu cambio vaya en serio. ¿Cómo recuperar el cariño y la confianza de tu familia?, nos preguntas.

 

 

Ahora persevera en hacer el bien

Así como te has esforzado por salir de los vicios; así como te esforzaste en hacer la prepa abierta, así debes ser constante en perseverar en el bien y en seguirle echando ganas a todo, así como para lograr entrar a la universidad y terminar alguna carrera. Seguramente, cuando tu familia vea cómo te sigues esforzando y vas logrando más cosas, se convencerá, finalmente, de que la estás haciendo en serio.

Aquí sigue algo muy importante: la lucha que estás realizando en tu vida es ante todo en favor tuyo y por tu propio bien; tú eres el primero que debes disfrutarlo y sacarle provecho; sólo marginalmente te interesará que los demás te lo reconozcan a pesar de que en cierta forma tus logros pudieran beneficiar a otros. Entiendo que vives una especie de desierto afectivo dado que tu familia, debido a tus desmanes, te perdió la confianza y el cariño. Y como has hecho un buen esfuerzo sientes que deberían tomarlo en cuenta y consecuentemente devolverte el abrazo y el corazón; esto te ayudaría sin duda pero, repito, no debes condicionar tu lucha y tu esfuerzo al reconocimiento mostrado por el afecto y la aceptación de los demás.

 

Ahora debes seguir con tesón tu propia lucha en bien de ti mismo, de tu futuro, de tus padres y de tu familia con o sin reconocimiento. Si tienes la fortuna de formar tu propia familia entonces podrás disfrutar el cariño y el amor que no conociste en casa.

 

 

Intenta descubrir el amor que Dios te tiene

Más allá de lo que te dijo el sacerdote sobre tu “pequeña cruz”, debes ahora intentar descubrir el amor de Dios en tu vida como tantas personas que no han conocido el amor en familia y sin embargo al crecer, al relacionarse con otros, pudieron descubrir y reafirmar el amor de Dios que nunca los abandonó. Quiero invitarte a leer en el Evangelio de san Lucas (cap. 15, versículos del 11 al 32) la parábola del hijo pródigo, que es también la parábola del Padre misericordioso, y la parábola del joven que no soportaba a su hermano que se había descarriado.

 

Es fundamental que rompas el círculo del desamor y puedas incrementar el amor que Cristo y tu madre te han mostrado para que, a tu vez, seas capaz de amar, comprender y perdonar a otros; sin duda tus mismos hermanos o hermanas tendrán que reconocer que tu cambio es real y profundo.

 

Deseamos que en tu caso y en todos esos casos similares que existen en otras muchas familias puedan llegar a lo profundo del amor de Dios y de allí a lo profundo del amor humano, reconciliándose y viviendo en paz, perdonándose y amándose como corresponde a todos los hijos de un mismo Padre. Después de todo, ¿no es ese el testimonio que debemos dar a todos, particularmente a los que viven lejos de Dios y de Cristo?

 

Padre Emmanuel, Paulinos de México.

 

 

Algunos libros con herramientas para ser pleno:

Luchar y amar. Cómo los hombres se encuentran a sí mismos • Anselm Grün • 224 páginas • $90.00 mxn en Librerías San Pablo • $119.00 mxn con envío hasta tu domicilio* (Clic aquí para consultar el libro)

 

No tengas miedo de... cambiar• Rafael Manuel Tovar • 69 páginas • $43.00 mxn en Librerías San Pablo • $72.00 mxn con envío hasta tu domicilio* (Clic aquí para consultar el libro)

 

Cómo proyectar lo mejor de ti• J. Maurus • 248 páginas • $75.00 mxn en Librerías San Pablo • $104.00 mxn con envío hasta tu domicilio* (Clic aquí para consultar el libro)

 

* Instrucciones para comprar a domicilio

1.- Depositar el costo del libro que desea adquirir en la cuenta de Ediciones Paulinas S. A. de C. V., en Banamex Suc.: 508, N o. de Cta.:

5664230. También puede hacer una transferencia bancaria por Internet a: Ediciones Paulinas S. A. de C. V., en Banamex N o. 00 21 800 508 56 64 23 02.

2. Mande copia del comprobante a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o al Fax: 01.55.55.81.46.69. Junto al comprobante debe enviarnos los siguientes datos:

• En atención a: Librería Virtual

• Título del libro:

• Su nombre: (o si es regalo indicar DE y PARA, también puede incluir una DEDICATORIA). • Dirección de envío: Calle, número, Colonia, Código Postal, Ciudad o municipio, Estado, Teléfono local con lada.

3. Espere comprobación por correo o teléfono. Dudas y sugerencias escríbanos a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o llame al tel. 01.55.56.46.10.52, en donde con gusto lo atenderemos.

4. Disfrute su libro o felicite y agradézcale a quien se lo obsequió.

 

Si deseas recibir los consejos del padre, envíanos tu problema*...

por correo electrónico a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , o envía tu carta a: Calzada Taxqueña núm. 1792, Col. Paseos de Taxqueña, Delegación Coyoacán, C.P. 04250, A.P. COM-042, México, D.F.

* Señala si autorizas la publicación de tu carta.

 
 
 
Mas en esta categoria: Mi esposo me rompió el brazo »
 
 
 
 
 
   © Ediciones Paulinas, S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. México, 2011.
Calz. Taxqueña 1792 Col. Paseos de Taxqueña Deleg. Coyoacán, C. P. 04250, México DF. Tel. 01.55.56.46.53.32.