Cine en casa
 
01
JUN
2012
 
Bakhita La santa de África. Un ser excepcionalmente hecho de amor para el amor
Autor: Roberto Vilchis García  
Compartir
Imprimir
 
Esta película cuenta la maravillosa vida de Bakhita, una niña que vivía en una comunidad tribal africana en Sudán, el dolor marcó su vida desde muy corta edad. Su tribu fue invadida por unos comerciantes de esclavos que sólo traían destrucción y matanza, no olvidando capturar a algunas personas para comercializarlos.

 

En esa ocasión, la mamá de Bakhita fue salvajemente asesinada en su presencia y la de sus hermanas, posteriormente, junto con otros miembros de la tribu Bakhita fue capturada, encadenada y conducida hacia un lugar alejado donde la subastarían como esclava.

 

Todos estos acontecimientos marcarán no sólo de cicatrices su alma, sino también su cuerpo. Sin embargo, ninguno de estos males opacará el brillo y la nobleza de su  corazón, esta humilde mujer encontró la ayuda en un sacerdote de pueblo, quien le ayudó a transformar completamente su dolorosa existencia.

 

Entonces Bakhita logró reconocer que había un Señor que era totalmente diferente a los demás, el Señor de todos los señores, que había dado su vida para rescatar a sus súbditos… conoció a Jesucristo quien se revelará como su Señor y libertador; no sólo de una vida de esclavitud, sino como aquel que da un nuevo sentido al vivir de cualquier persona.

 

¿Qué podemos aprender con esta película?

Hermano lector, esta bellísima película que muestra con particular detalle, cuidado y esmero, la especial vida de una mujer sudanesa que a través del sufrimiento, y de su testimonio lleno de bondad, de amor y de fe, logra transformar la vida de quien se encuentra con ella en su camino.

 

Esta historia está llena de valores como el amor a la vida, a los padres y a los hijos, resalta fuertemente la libertad, la fidelidad, y el respeto a la dignidad de la persona humana.

 

Para recordar...

¿Quién no ha tenido un día gris? ¿Quién en muchas ocasiones no ha dicho: por qué a mí?, o peor aún ¿quién no se ha dicho a sí mismo ¡es suficiente, renuncio!, ¡me están explotando!, ¡me exigen demasiado!?

 

Pero de repente, al pasar la noche oscura de nuestros pesares, el sol vuelve a clarear el nuevo día y se descubre que lo que pasó fue lo mejor, porque gracias a esa experiencia se puede dejar de ser miedoso y pasar a ser una persona diferente: feliz, con nuevos bríos cargados  de esperanza, que nos permiten continuar con la misión que tenemos en la vida, así pensaba Bakhita.

 

Nunca olvides que fuiste creado por amor y que no hay nada en la vida de un ser humano que no dependa del amor, porque la verdadera riqueza radica en saber que Dios nos amó primero, y tú tienes la capacidad de elegir este amor, recuerda se puede siempre elegir, porque tú vales mucho y porque “Tú eres un ser extraordinario”.

 

¿Para quiénes puede servir esta película?

El presente material puede ayudarte a trabajar dentro de tu trabajo catequístico, pastoral familiar, acompañamiento vocacional o simplemente para disfrutar en casa:

 

El verdadero significado de la libertad y el amor expresado en la caridad del servicio por los más necesitados.

Para reafirmar los valores cristianos.

Para valorar a las personas que trabajan en la casa, en la oficina y en todo servicio público.

Para reforzar la fe y fortalecer la esperanza.

 

Ficha Técnica

Dirigida por: Giacomo Campiotti / Escrita por: Giacomo Campiotti y Dino Leonardo Gentili / Reparto: FatouKine Boye, Fabio Sartor, Francesco Salvi, Ludovico Fremont / Año de Producción: 2008 / País: Italia.

 

“Si volviese a encontrar a aquellos negreros que me raptaron y torturaron, me arrodillaría para besar sus manos, porque  si no hubiese sucedido esto, ahora no sería cristiana ni religiosa”.

Santa Bakhita

 
 
 
Mas en esta categoria: Jesús, María y José »
 
¿Los cristianos nos debemos preocupar por cuidar la ecología?


 

 
 
 
 
   © Ediciones Paulinas, S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. México, 2011.
Calz. Taxqueña 1792 Col. Paseos de Taxqueña Deleg. Coyoacán, C. P. 04250, México DF. Tel. 01.55.56.46.53.32.