Cine en casa
 
01
AGO
2011
 
Pablo VI, el papa en la tempestad
Autor: José Alberto Hernández Ruiz  
Compartir
Imprimir
 
Cuando hablamos de las grandes realizaciones cinematográficas que abordan temas y personajes de la Iglesia Radiotelevisión Italiana (RAI) es un nombre que debe mencionarse. Esta cadena ha producido, entre otras, Giuseppe Moscatti, el amor que cura, Bakhita, la santa de África y Caravaggio, San Felipe Neri, el apóstol de Roma (de la que hablamos en este espacio en el mes pasado) y Pablo VI, el Papa en la tempestad, de la que ahora nos ocuparemos.

Comencemos por decir que esta cinta es del año 2008. La historia tiene lugar en Roma, con algunas secuencias en Milán, donde nuestro personaje se desempeña durante algunos años como arzobispo. El período que abarca comprende desde los años en que Giovanni Battista Montini, que así se llama Pablo VI, es un sacerdote de 27 años hasta los meses más cercanos a su muerte, allá por marzo de 1978. Una cuestión técnica: la película, que transcurridos siete minutos se traslada, en lo que se conoce como un flashback, al año 1924, recurre por momentos a inserciones de escenas de documentales para representar momentos históricos relevantes. Así sucede, por ejemplo, cuando cita los inicios de la segunda guerra mundial y más tarde, el anuncio del nombramiento del Cardenal Montini como Papa y el conflicto de Vietnam.

Uno de los retos importantes que enfrentó Fabrizio Costa, el director, fue el de ofrecer un retrato cercano, casi íntimo del pontífice. ¿Cómo hacer una representación de sus pensamientos, sus emociones, sus conflictos, sus anhelos? No es sencillo entrar de esa manera en un personaje de este tamaño sin que parezca falso. Pero siempre hay caminos, y por eso en esta película resultan tan importantes (aunque en sustancia algunos no aporten mucho) los padres del Papa, sus alumnos, sus amigos e incluso quienes rivalizan con él mientras trabaja en la Secretaría de Estado. Estos pequeños grupos que lo rodean nos facilitan el acceso a él, nos dan información, nos ayudan a comprenderlo, tarea que sería mucho más difícil si intentáramos abordarlo desde él mismo.

Otro obstáculo que enfrenta esta película es la historia. Consideremos que intenta condensar, siempre desde la perspectiva de la vida de Pablo VI, un período de 54 años en que el mundo tuvo fuertes crisis y cambios en todos los órdenes. Así veremos rápidas alusiones a movimientos como el fascismo en Italia, el nazismo alemán, la segunda guerra mundial que sacudió Europa y unos años más tarde, como importante acontecimiento del ámbito eclesial, el Concilio Vaticano II, en el que Pablo VI tuvo un papel de primer orden. Este hombre de reconocida inteligencia fue viviendo uno a uno, desde un lugar privilegiado, estos cambios, y con ellos fue abriéndose camino entre los centros de decisión de la jerarquía eclesiástica. Siendo joven pisó primero las oficinas de la Secretaría de Estado en la Santa Sede. Posteriormente, hacia 1955, se traslada a Milán, la diócesis más grande de Italia, de la cual será arzobispo. En junio de 1963 vuelve a Roma, a la que ya no abandonará pues el día 21 es elegido para suceder, como Papa, a Juan XXIII. Giovanni Battista Montini toma el nombre de Pablo VI, convirtiéndose en el Papa número 262 de nuestra Iglesia.

El drama del pastor que trata de comprender las necesidades de su pueblo, que sufre incomprensiones lo mismo de los fieles que de sus colaboradores y que en ocasiones flaquea, suplicando a Dios le muestre el camino, se muestra en varios momentos de la película. Esta tensión que sentimos en la pantalla es la tensión que vivía el mundo y que resentía la Iglesia, exigiendo de ésta lo mismo respuestas que renovación. Pablo VI escucha y ofrece, además de los grandes aportes del Concilio, documentos que fueron en parte criticados y malinterpretados como Populorum progressio y Humanae Vitae.

Hay un detalle que llama la atención y que podemos apreciar al inicio y al final de la película: Pablo VI en los últimos meses de su vida aparece cansado, inexpresivo, con la mirada incluso triste. A pesar de su enorme fe en la providencia el futuro de la Iglesia y la suerte de su amigo Aldo Moro, secuestrado por un grupo terrorista, le preocupan. La nueva civilización del amor, en la que él ha creído y de la que en diversos momentos ha hablado, sigue lejos de instaurarse. Sólo un pensamiento le vuelve la sonrisa: siempre ha actuado aferrándose a la mano de Dios y puede decir, como san Pablo, que se ha mantenido fiel, ha dado su combate aun en tiempos difíciles. De los frutos de su labor sólo Dios sabe, y confía en que él hará ver el momento.

FICHA TÉCNICA
Título Original: Paolo VI, Il Papa nella tempesta / Director: Fabrizio Costa / Producción: RAI FICTION – LUX VIDE SPA – RAI TRADE SPA / Guión: Francesco Arlanch, Maura Nuccetelli, Gianmario Pagano / Género: Drama / Reparto: Fabrizio Gifuni, Mauro Marino, Antonio Catania, Mariano Rigillo, Claudio Botosso, Fabrizio Bucci, Luca Lionello, Sergio Fiorentini / País: Italia / Año: 2008 / Formato: DVD / Idioma: Italiano, con subtítulos en español / Duración: 194 minutos.

Dónde conseguirla:

Puede conseguir esta película en formato DVD en Librerías San Pablo.

SOBRE PABLO VI Nombre completo: Giovanni Battista Enrico Antonio Maria Montini. Nació el 26 de septiembre de 1897 en Concesio, Lombardía. Pontificado: 21 de junio de 1963 – 6 de agosto de 1978. 262º papa de la Iglesia católica Ordenación sacerdotal: 29 de mayo de 1920. Consagración episcopal: 12 de diciembre de 1954. Proclamación cardenalicia: 15 de diciembre de 1958 por el papa Juan XXIII. Predecesor: Juan XXIII. Sucesor: Juan Pablo I. El proceso de beatificación de Pablo VI comenzó el 11 de mayo de 1993. A estas fechas es siervo de Dios, la primera de las etapas de este proceso.
 
 
 
Mas en esta categoria: Jesús, María y José »
 
 
 
 
 
   © Ediciones Paulinas, S.A. de C.V. Todos los derechos reservados. México, 2011.
Calz. Taxqueña 1792 Col. Paseos de Taxqueña Deleg. Coyoacán, C. P. 04250, México DF. Tel. 01.55.56.46.53.32.